Archivo | Què! Barcelona RSS for this section

Hoja de ruta para diseñar un logo

Un logo tiene que transmitir el contenido y el alma de una empresa. Su personalidad. Ahí fuera hay tantos que el gran reto de hoy es crear uno que sea diferente. Pero, ¿cómo podemos crear un logo original que se quede en la mente del consumidor? ¿Y cómo hacerlo de una forma rápida y sin perder un ápice de calidad?

La web norteamericana creativebloq hace un listado de consejos que debería seguir todo diseñador para ofrecer a su cliente un logo rompedor, desde los principios básicos hasta algunos detalles para afinar el proceso. LanceTalent te ordena todas esas ideas:

1.  Investiga sobre la empresa

Un buen diseño de logo no se limita a crear algo que se ve bien, sino que tiene que transmitir un mensaje de marca y la posición que tiene una compañía. Así que la primera etapa en el diseño de un logo es bucear en estos conceptos. Habla con los gestores o propietarios de la empresa para que te comuniquen cuál es la personalidad de la compañía y qué quieren transmitir con el logo.

2. Sumérgete en la marca

Antes de comenzar a esbozar ideas para el diseño del logo, documéntate sobre la marca: quiénes son, qué hacen, cuáles son sus potenciales clientes. Si la marca tiene logotipos antiguos estúdialos y descubre lo que no cuentan de la empresa.

3. Analiza los logos de otras empresas

Hay varias webs que compilan logos como Logo Moose y Logo Gala. Te pueden dar ideas. Un consejo: es mejor que escojas diez logos y mires qué es lo que funciona y lo que no en cada uno de ellos a que estés surfeando y mirando por encima decenas de ellos. Ordénalos en un tablero y analiza cada detalle. Extrae todas las buenas ideas que tiene cada uno. Te servirán como guía para tu creación.

4.  Inspírate

Busca palabras clave, juega con el diccionario o con imágenes que encuentres en Google. Si habitualmente dibujas y tienes cuadernos con bocetos, revísalos. Igual en ellos encuentras la solución a lo que buscas.

5. Lucha contra la tentación de imitar

Todos tenemos diseñadores a los que admiramos. A veces, nos gustan tanto que tratamos de imitarlos. Esta no es una buena solución. No seas perezoso, busca tu propio estilo y trata de dar respuesta a las necesidades del cliente con tu creatividad.

6. No dejes que los clientes manden demasiado en el diseño

Hay que evitar hacer todo lo que el cliente quiere porque ellos no son expertos en diseño.  Se debe escuchar, entenderlos y llegar a acuerdos sobre los puntos de conflicto. Hay que manejar las expectativas de los clientes y establecer metas realistas. El diseñador Ben Powell afirma:

“Es muy importante obtener información periódica del cliente, pero también es crucial dejar claro que tú eres el diseñador y que por eso te han contratado. Cuando un cliente empieza a opinar sobre el tipo de letra o el tamaño de un texto, su marca se diluye. Hay que tratar de explicarle que esas decisiones debes tomarlas tú”

7. Haz un boceto con lápiz y papel

Una vez que hayas comprendido qué quiere tu cliente, qué personalidad tiene la compañía y qué es lo que queréis transmitir con el logo, podrás empezar a hacer bocetos. Lo mejor es hacerlo con lápiz y papel porque es el momento de experimentar. Es tentador empezar con el ordenador pero dibujar a lápiz o pluma es mucho más rápido para producir las ideas iniciales.

8. Pasa tus ideas al ordenador y trabaja con programas de diseño

Después de hacer el boceto, muchos diseñadores siguen con un croquis sobre papel cuadriculado. Pero ahora sí es el momento de pasar a la computadora. Trabajar sobre vectores con programas como Illustrator o Photoshop facilita el proceso de creación porque, entre otras muchas cosas, puedes cambiar de escala al logo sin perder calidad y puedes combinarlo de forma mecánica con otros elementos.

9. Elige el tipo de letra con cuidado

La primera decisión que hay que tomar es si creas una tipografía personalizada o adaptas una que ya existe. Si optas por crearla no sigas las modas del momento y elige un diseño perdurable. Debe ser sencillo y legible. ¿Qué palabras vas a usar en el logo? Si son poco comunes una tipografía sencilla funcionará bien; si son palabras muy comunes una tipografía más creativa hará más reconocible la marca.

10. Si adaptas una tipografía existente…

Quita, amplia o une partes de letras. Estos simples gestos convierten tu tipografía en algo único. A veces muy pocos cambios hacen que un tipo de letra sea perfectamente reconocible.

11. Evita fuentes rebuscadas

Lo que mejor funciona en los logotipos es la tipografía sencilla porque es la más legible. Evita utilizar tipos de letra complicados o rococós.

12. No utilices más de dos tipografías diferentes

Como principio general es aconsejable utilizar como máximo uno o dos tipos de letra si quieres que tu logo sea claro y ordenado.  Por supuesto que siempre habrá excepciones a esta regla.

13. La fuerza del ‘logotype’

Puede que prefieras que el logotipo se componga sólo de letras. Entonces tienes que ser sumamente cuidadoso con la elección de la tipografía. La fuerza de la compañía se transmitirá a través del tipo de letra y tendrás que jugar con componentes como el tamaño, grosor, el espacio entre caracteres, el estilo o movimiento de la tipografía.

14. Logo compuesto por imágenes y texto

Si tu logo está compuesto por imagen y texto, debes tener en cuenta que estos dos elementos deben funcionar juntos, pero también por separado. Piensa en cómo lo hace Nike con su imagen, su marca y el Just Do It.

15. Experimenta con el logo

Corta y pega los diferentes componentes del logo. Transfórmalo e intenta que en cada postura sea diferente pero que transmita lo mismo. Un logo versátil es un tesoro.

16. Infórmate sobre las tendencias

Conocer las modas actuales en el diseño de logos no significa ir como locos tras ellas, pero es interesante conocerlas. A veces, lo correcto es ir contra esas modas para que tu logo tenga más consistencia y sea más perdurable. Vivimos en un tiempo en que las modas cambian rápidamente. Echa un vistazo a lo que se lleva ahora.

17. Da movimiento al diseño

El logo de Twitter ha pasado de ser un pájaro estático a uno que vuela. Sugerir movimiento es una buena idea en el diseño de un logo.

Piensa en el tamaño, la posición y la rotación de los elementos dentro de tu diseño. A los peces se les ve en movimiento si en el dibujo están saltando y también ten en cuenta la dirección del movimiento implícito. El movimiento hacia la izquierda sugiere ir hacia atrás y a la derecha parece que se va hacia adelante, hacia el progreso, el futuro.

18. Menos es más

Seguir esta regla clásica ayuda a tener éxito en el diseño de un logo. Cuanto más simple mejor. Tienes que preguntarte si cada elemento del logo es necesario: si no dice nada, lo mejor es borrarlo. La simpleza ayuda a entender el mensaje. También la abstracción. El diseño del logo de una empresa de informática no tiene que mostrar un ordenador. Apple no lo hace. Un diseño de logotipo de un restaurante no tiene por qué tener elementos relacionados con la cocina. McDonalds no lo hace.

19. Juega con el logo en negativo

Un ejemplo clásico es el logotipo de Federal Express, que utiliza la combinación de las letras E y x para formar una flecha en el espacio negativo. Dar un segunda lectura al logo trabajando el negativo es un detalle interesante.

20. Busca colores y tonos

Si el diseño de tu logotipo utiliza el color para transmitir el significado, piensa en cómo puedes reflejar ese significado cuando se quita el color porque en ocasiones ese logo se verá en blanco y negro.

21. Asegúrate de que funciona sobre fondos oscuros

El logotipo de YouTube funciona bien en cualquier fondo, claro u oscuro.

Hay que diseñar un logo que funcione bien impreso sobre fondo blanco y sobre fondo negro porque nunca se sabe en qué papel querrá imprimir el cliente su nuevo material de marketing.

22. El logo multiplataforma

Los logos ya no sólo se utilizan en la papelería de la compañía, tienen que funcionar también en páginas web, apps o redes sociales. Hay que diseñar logos multiplataformas que sean capaces de adaptarse a cualquier medio. A veces con reducir o ampliar el logo es suficiente. Esta demostración de Anthony Calzadilla te puede ayudar.

23. Crea una guía de estilo para el logo

En ella debes explicar la forma en que el diseño del logotipo se puede usar y qué cosas no se pueden hacer con él. Por lo general incluyen opciones de color, las restricciones de tamaño, posición, tipos de letra y cómo hay que utilizar el logo en diferentes contextos y plataformas. Aquí tienes la guía de estilo de Channel 4. Te puede servir de ejemplo:

–  Dicta las opciones de color. Una guía de estilo debe mostrar todas las opciones de color para el diseño del logotipo. Debe incluir cualquier color Pantone utilizado con un desglose de CMYK y RGB. También hay que incluir el logo en blanco y negro.

–  Especifica tamaños. Algunos diseños sólo funcionan hasta un cierto tamaño. Después se vuelven ilegibles o pierden impacto. Hay que especificar el tamaño mínimo del logo y tener en cuenta las plataformas en las que se publicará. No es lo mismo un membrete de carta que un identificativo para una red social o una web.

–  Reserva un espacio para que el logo respire. Hay que fijar un área alrededor del logo que no puede ser ocupada por ningún elemento y hay que tratar de explicarlo de una forma sencilla. Por ejemplo: el espacio debajo del diseño del logotipo debe ser una cuarta parte de su anchura. Esto asegura que cualquiera que sea el tamaño del diseño del logo, se respete el espacio correcto.

– Define las limitaciones. Si hay alguna forma prohibida para utilizar el logo, especifícala. Sólo así podrás controlar el buen uso del logo y que se vea siempre bonito.

24. Enseña el diseño de tu logo a amigos y familiares

Cuando acabes un diseño, pruébalo con tu gente más cercana. Seguro que ellos ven detalles que a ti se te han pasado. Cuantas más opiniones mejor, aunque seas tú quien tenga la última palabra.

25. Muestra el logo a un equipo de personas de diferentes nacionalidades

Si el logotipo es de una multinacional y se va a utilizar en todo el mundo, es crítico testarlo con personas de diferentes nacionalidades. Nunca se sabe si algo inocente en una cultura es grosero y ofensivo para otra.

26. Con el logo terminado pregunta al cliente

Cuando el diseño del logotipo está terminado, trata de no hacer preguntas vagas a tu cliente como ¿te gusta? o ¿qué piensas? Hay que preguntar sobre aspectos concretos: ¿el logo comunica el mensaje de la empresa? ¿representa los valores fundamentales de la marca? Si no les gusta pregúntales por qué y busca detalles.

27. El cambio de un logo provoca rechazo, pero ten paciencia

El 80% de los clientes ven negativo el rediseño de un logo. Pero no te preocupes demasiado porque es la tendencia al conservadurismo que tiene el ser humano. Si el logo tiene buen diseño se irán acostumbrando a él.

Anuncios

A seguir remando

12,9 años después dejaré de estar en la nómina de una gran empresa de comunicación. Faltan escasos 15 días para que me den el finiquito y entonces seré una más de esos 11.000 profesionales de la información que se han quedado en paro desde 2007. Ni una lágrima. Años fantásticos en los que he crecido infinitamente. Entonces tenía poco más de 20 y ahora los 35 empiezan a pintar canas. Me ha dado tiempo a experimentar con el periodismo económico y con el de calle; a liderar equipos y enfrentarme a la complejidad de trabajar con personas de distinto perfil y carácter; a tomar decisiones (muy feas) en repetidos EREs y despidos; a escuchar estrategias empresariales en comités de dirección… vamos, un mundo. Todo lo que he aprendido se lo debo a los compañeros con los que he compartido todos esos momentos.

Y ahora todo por delante. A ver cómo se nos da el futuro.

Blau@ictinea: ¿Para qué un nuevo barrio en Barcelona?

Los políticos que están al mando de Barcelona siguen sacando a debate proyectos que saben que no van a llevar a cabo en esta legislatura. Son brindis al sol que llenan páginas de periódico pero que no nos llevan a ninguna parte. Ayer el regidor de Habitat Urbano, Antoni Vives, contó en una conferencia sobre infraestructuras la modificación que pretenden hacer en la Ronda Litoral para dejar espacio a una de las promesas electorales de CiU desde 2007: la construcción de un nuevo barrio en la Zona Franca bautizado con el nombre de Blau@ictinea.

Vives y cualquier vecino de Barcelona con un poco de sentido común sabe que hoy no hay dinero para llevar a cabo tan magna idea. Igual que ocurre con la unión de los dos tranvías que circulan por Barcelona, tema que volvió a salir a la palestra el pasado viernes. El conseller Recoder ya avisó a Trias de que no tiene parné para construir nuevas vías por la calle Provença. Pero volvamos al barrio. Barcelona tiene empantanados desde hace años proyectos de reforma como Les Glòries, las casernas de Sant Andreu, Can Batlló… sólo por poner algunos nombres. ¿Por qué no acabamos de una vez lo que está a medias antes de ponernos nuevos retos? Quien mucho abarca poco aprieta. Por no hablar de todos los pisos en venta y en alquiler -muchos de protección oficial- que estaría bien llenar antes de construir nuevas promociones. Muchos aseguran que una de las principales causas por las que estamos en esta irrespirable crisis es la burbuja inmobiliaria. ¿Queremos volver a repetir los errores del pasado?

Ser libre para abrir en festivo

El pasado Lunes de Pascua me encontré por casualidad a dos patrullas de la Guàrdia Urbana de Barcelona multando a unos cuantos comerciantes del barrio del Gòtic, en una de las calles aledañas a La Catedral, por tener abierto su comercio. La ley catalana es muy restrictiva con la apertura en festivos. Sólo permite subir persianas ocho días al año, pactados con organizaciones empresariales y grandes superficies.

Soy nieta de comerciante que en plena postguerra se buscó la vida, primero con una tienda de chucherías y después con una mercería/zapatería, con la intención de sacar a su familia adelante. Recuerdo mi niñez en la tienda. Desde la mañana a la noche. Comíamos allí y había días en que hasta nos duchábamos. Se abría de lunes a sábado y si mi abuelo pensaba que podía haber negocio también algún festivo. Le recuerdo en la parte de atrás de la tienda haciendo las cuentas todos los días. Boli en mano, en una columna apuntaba los gastos y en la otra los ingresos. Gracias a su esfuerzo, y después al de mi padre, tuve la suerte de poder estudiar y ejercer ahora la profesión que siempre ha sido mi vocación.

Repito que abría siempre que él creía que había negocio. O hacía eso o no nos llegaba para comer. No entiendo por qué el Ayuntamiento de Barcelona se empecina en no dejar abrir en festivo a los comerciantes de las tiendas del centro de la ciudad. Están clamando por ello. En tiempos de crisis se empeñan en seguir poniendo la zancadilla a aquellos que quieren trabajar duro. ¿Si los turistas compran en domingo por qué no ofrecerles género? Da pena ver cómo los que luchan por salir de este pozo económico tienen que enfrentarse a multas cuantiosas y a abrir a hurtadillas. Muchos son los domingos que tienen las persianas a medias por si viene la autoridad, que en lugar de sancionar debería proteger.

Cuánto arte hay en Barceloneta

Comiendo ayer en Barceloneta, con un solazo de miedo, y entre berberechos, pulpo y un suquet de rape, llegan éstos y la lían. Así, sin despeinarse.

Los rádares que multan en Barcelona… y este año habrá más

El Ayuntamiento de Barcelona acaba de publicar lo que le cuesta mantener los rádares que tiene instalados en la ciudad. Este año lo ha presupuestado en 393.112,20 euros. Es decir, que todos los dispositivos pondrán, como mínimo, tantas multas como el importe anterior. La munición que tienen los garantes de la movilidad segura es ésta:

  • 14 cabinas sobre pórticos y 16 de hormigón
  • 12 rádares Multanova 6F
  • 11 rádares laser Digicam
  • 2 equipos Multanova 6F en vehículos de la Guàrdia Urbana

Y ojo, que habrá más a lo largo del año porque el regidor de seguridad, Eduard Freixedes,   anunció la semana pasada que se comprarán equipos nuevos para controlar la velocidad de las Zonas 30. Así que, alerta, conduzca con cuidado y respetando las señales porque en caso contrario alguno de estos aparatos le sacará una foto que no le hará ni pizca de gracia.

 

Dinero público para llenar el bolsillo de unos pocos

Hoy nos hemos levantado en Catalunya con dos noticias que son para… me quedo sin palabras… y mejor porque rozaría la grosería. Y no es plan.

Una, la publica ABC, nos cuenta cómo un personaje que gestiona un consorcio hospitalario público preside a la vez un conglomerado de 45 empresas que hace negocio con los centros sanitarios. Probablemente todo está amparado en la legalidad, pero huele raro ¿verdad?

La otra, publicada por laVanguardia, constata cómo un tipo muy avispado lleva dos años cobrando 5.500 euros al mes por la gestión de un centro de arte inexistente en Barcelona. La nómina se la paga la Conselleria de Cultura, es decir, usted y yo.

Imaginénse lo útil y necesarios que son los periódicos en este país. Sin su presencia no nos enteraríamos de abusos como éstos, que son de vergüenza.

A %d blogueros les gusta esto: