Archive | abril 2012

Blau@ictinea: ¿Para qué un nuevo barrio en Barcelona?

Los políticos que están al mando de Barcelona siguen sacando a debate proyectos que saben que no van a llevar a cabo en esta legislatura. Son brindis al sol que llenan páginas de periódico pero que no nos llevan a ninguna parte. Ayer el regidor de Habitat Urbano, Antoni Vives, contó en una conferencia sobre infraestructuras la modificación que pretenden hacer en la Ronda Litoral para dejar espacio a una de las promesas electorales de CiU desde 2007: la construcción de un nuevo barrio en la Zona Franca bautizado con el nombre de Blau@ictinea.

Vives y cualquier vecino de Barcelona con un poco de sentido común sabe que hoy no hay dinero para llevar a cabo tan magna idea. Igual que ocurre con la unión de los dos tranvías que circulan por Barcelona, tema que volvió a salir a la palestra el pasado viernes. El conseller Recoder ya avisó a Trias de que no tiene parné para construir nuevas vías por la calle Provença. Pero volvamos al barrio. Barcelona tiene empantanados desde hace años proyectos de reforma como Les Glòries, las casernas de Sant Andreu, Can Batlló… sólo por poner algunos nombres. ¿Por qué no acabamos de una vez lo que está a medias antes de ponernos nuevos retos? Quien mucho abarca poco aprieta. Por no hablar de todos los pisos en venta y en alquiler -muchos de protección oficial- que estaría bien llenar antes de construir nuevas promociones. Muchos aseguran que una de las principales causas por las que estamos en esta irrespirable crisis es la burbuja inmobiliaria. ¿Queremos volver a repetir los errores del pasado?

Anuncios

Ser libre para abrir en festivo

El pasado Lunes de Pascua me encontré por casualidad a dos patrullas de la Guàrdia Urbana de Barcelona multando a unos cuantos comerciantes del barrio del Gòtic, en una de las calles aledañas a La Catedral, por tener abierto su comercio. La ley catalana es muy restrictiva con la apertura en festivos. Sólo permite subir persianas ocho días al año, pactados con organizaciones empresariales y grandes superficies.

Soy nieta de comerciante que en plena postguerra se buscó la vida, primero con una tienda de chucherías y después con una mercería/zapatería, con la intención de sacar a su familia adelante. Recuerdo mi niñez en la tienda. Desde la mañana a la noche. Comíamos allí y había días en que hasta nos duchábamos. Se abría de lunes a sábado y si mi abuelo pensaba que podía haber negocio también algún festivo. Le recuerdo en la parte de atrás de la tienda haciendo las cuentas todos los días. Boli en mano, en una columna apuntaba los gastos y en la otra los ingresos. Gracias a su esfuerzo, y después al de mi padre, tuve la suerte de poder estudiar y ejercer ahora la profesión que siempre ha sido mi vocación.

Repito que abría siempre que él creía que había negocio. O hacía eso o no nos llegaba para comer. No entiendo por qué el Ayuntamiento de Barcelona se empecina en no dejar abrir en festivo a los comerciantes de las tiendas del centro de la ciudad. Están clamando por ello. En tiempos de crisis se empeñan en seguir poniendo la zancadilla a aquellos que quieren trabajar duro. ¿Si los turistas compran en domingo por qué no ofrecerles género? Da pena ver cómo los que luchan por salir de este pozo económico tienen que enfrentarse a multas cuantiosas y a abrir a hurtadillas. Muchos son los domingos que tienen las persianas a medias por si viene la autoridad, que en lugar de sancionar debería proteger.

A %d blogueros les gusta esto: