Archive | enero 2012

Cuánto arte hay en Barceloneta

Comiendo ayer en Barceloneta, con un solazo de miedo, y entre berberechos, pulpo y un suquet de rape, llegan éstos y la lían. Así, sin despeinarse.

Los rádares que multan en Barcelona… y este año habrá más

El Ayuntamiento de Barcelona acaba de publicar lo que le cuesta mantener los rádares que tiene instalados en la ciudad. Este año lo ha presupuestado en 393.112,20 euros. Es decir, que todos los dispositivos pondrán, como mínimo, tantas multas como el importe anterior. La munición que tienen los garantes de la movilidad segura es ésta:

  • 14 cabinas sobre pórticos y 16 de hormigón
  • 12 rádares Multanova 6F
  • 11 rádares laser Digicam
  • 2 equipos Multanova 6F en vehículos de la Guàrdia Urbana

Y ojo, que habrá más a lo largo del año porque el regidor de seguridad, Eduard Freixedes,   anunció la semana pasada que se comprarán equipos nuevos para controlar la velocidad de las Zonas 30. Así que, alerta, conduzca con cuidado y respetando las señales porque en caso contrario alguno de estos aparatos le sacará una foto que no le hará ni pizca de gracia.

 

Dinero público para llenar el bolsillo de unos pocos

Hoy nos hemos levantado en Catalunya con dos noticias que son para… me quedo sin palabras… y mejor porque rozaría la grosería. Y no es plan.

Una, la publica ABC, nos cuenta cómo un personaje que gestiona un consorcio hospitalario público preside a la vez un conglomerado de 45 empresas que hace negocio con los centros sanitarios. Probablemente todo está amparado en la legalidad, pero huele raro ¿verdad?

La otra, publicada por laVanguardia, constata cómo un tipo muy avispado lleva dos años cobrando 5.500 euros al mes por la gestión de un centro de arte inexistente en Barcelona. La nómina se la paga la Conselleria de Cultura, es decir, usted y yo.

Imaginénse lo útil y necesarios que son los periódicos en este país. Sin su presencia no nos enteraríamos de abusos como éstos, que son de vergüenza.

Limpieza y propaganda

Primer día en el que Barcelona tiene ritmo laboral en 2012. Déjà vu comunicativo municipal. ¿Con qué rueda de prensa comienza el año el Ayuntamiento de Barcelona? Con la presentación de la puesta en marcha de la nueva política de limpieza. ¡Uy va! Pero esto me suena, ¿no lo han contado ya? Hemeroteca. El 23 de noviembre de 2011, en una comparecencia en la que estuvo el alcalde. Hombre pues no cuela. Ah! En noviembre contaron que lo iban a poner en marcha, hoy que es el día del estreno y dentro de uno, o dos, o tres meses harán balance. Uf!

A ver si lo que cuentan repetidamente, como una gota malaya, se nota en las calles de la ciudad porque la suciedad se acumula en los alrededores de muchos contenedores y la recogida puerta a puerta en Ciutat Vella deja mucho que desear. Además del bla, bla, bla Barcelona necesita acción.

Barcelona se gastará un millón de euros en dos años en quitar y poner vallas

Echar un vistazo a las licitaciones en curso de los ayuntamientos es un ejercicio saludable. Te das cuenta de lo que cuestan actos tan simples como poner y quitar una valla. El Ayuntamiento de Barcelona ha presupuestado en 1.060.000 euros el gasto para el  “suministro, distribución y retirada de vallas en actos públicos en Barcelona 2012-2013”. Una cantidad que si se pasa a pesetas asusta. Más de 175 millones de pesetas en dos años.

¿Cuántas vallas hay que mover de sitio para facturar tanto dinero? Esta es la evolución de los últimos años. La cantidad de actos públicos en la ciudad se ha tenido que disparar porque así lo ha hecho el número de vallas trasladadas.

Y estos son los precios que describe el Consistorio en la licitación.

Vivo en un barrio con ilusión

Vivo en el barrio del Farró. Seguro que muchos no lo situáis. Está por debajo del Putget, encajonado entre Balmes, la avenida Principe de Asturias y la ronda de General Mitre. Somos pocos los que habitamos está pequeña isla del centro de la ciudad, pero somos gentes de ilusión. A saber:

La Bodega Josefa se convierte una vez al año en el Pepeta’s bar, cierra la calle Zaragoza y monta una fiesta country de aúpa. Hasta puedes dar una vuelta en una diligencia a caballo por las calles del barrio. Y para dar la bienvenida al año han repartido unos calendarios muy cachondos.

La carnicería Hernández siempre tiene algún detalle (en forma de fuet, chorizo o jamón) cuando es tu cumpleaños, o cuando por algún despiste se olvidan de poner parte de tu compra en la bolsa.

La tocinería Lluis Bragulat, que lleva cuarenta años vendiendo los mejores embutidos de la calle Pàdua, regalan bombones para endulzar las fiestas navideñas.

Y qué decir del italiano El Contadino. Cocinan la mejor pasta de la ciudad, siempre con algún toque especial. Cambian de carta cada mes y para celebrar el año te obsequian con alguna grapa o botella de vino.

¿Somos gente de ilusión, o no?

A %d blogueros les gusta esto: