Archive | diciembre 2011

El transporte público de Barcelona, a precio de ricos

Ayer la Generalitat comunicó los nuevos precios del transporte público en Barcelona, con una subida histórica que pone los precios por las nubes en 2012. Lo más sorprendente fue el encarecimiento del billete sencillo, por el que tendremos que pagar 2 euros, 55 céntimos más que ahora y el ‘tarifazo’ de la T-10, el título más utilizado (69%), que sube un euro y costará 9,25 euros, un 12% más que este año.

El Ayuntamiento de Barcelona hoy está justificando los nuevos precios y le está echando la culpa a España. Joaquim Forn, presidente de TMB, asegura que “el Estado aportará al transporte público metropolitano en 2012, lo mismo que en 2004 cuando ahora hay más servicios”. El conseller Recoder cifró ayer la aportación en 113 millones, en 2011 fue de 184. Y también al antiguo alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. De él dice que “recortó la aportación al bus y metro desde 2009”. En 2011, el Ayuntamiento aportó 73 millones, en 2012 dará 80 millones. Completan el dinero público 300 millones de la Generalitat, en 2011 fueron 280 millones, y 94 del Área Metropolitana.

Pero señores, ¿de dónde sale el dinero que aportan Ayuntamiento, Generalitat, Estado central y Área Metropolitana al transporte público? También de nuestros bolsillos, de nuestros impuestos. Cuando los políticos nos dicen que ellos subvencionan el transporte público mienten, porque quienes lo subvencionamos somos los ciudadanos, que pagamos dos veces por el servicio. Se quejan de que ellos contribuyen con el 58% del billete, y el usuario sólo con el 42%. Que en estos tiempos hay que equiparar el peso a la mitad. Señores, que el cien por cien de los billetes los pagamos los ciudadanos, un 58% a través de los impuestos y un 40% con la compra de los tickets.

El hagstag #NoalAumentoT10 recoge la indignación de los usuarios.

¡Cómo está el taxi en Barcelona!

El pasado viernes cogí un taxi, con la intención de que me llevase desde la calle Padua hasta el Paseo Maragall. El conductor, un hindú con turbante muy simpático, apenas entendía el español, para qué hablar del catalán, y no sabía cómo llevarme a destino. Ni siquiera conocía dónde estaba la Ronda del Mig. Llegamos gracias a mis indicaciones. Pague 10 euros, lo que costó la carrera, y me bajé del taxi con un cabreo considerable. Hoy el taxi es un bien de lujo que debería tener un servicio de lujo.

El problema es que este tipo de conductas son cada día mas habituales en los conductores del taxi barcelonés. L’imet, organismo que se encarga de la gestión de este servicio público, debe poner orden ya, porque por lo visto después de tuitear mi enfado no soy la única en Barcelona que se queja de situaciones similares.

  1. El taxi en Barcelona da asco. Otra día que le tengo que indicar al taxista cómo tiene que llegar. NO SABE DONDE ESTA EL PASEO MARAGALL.
  2. @Evamiguelez de traca el servicio “profesional” del taxi en #Barcelona a nosotros nos timaron 10 euros más. Y no quería darme el recibo!
  3. @Evamiguelez Un día le tuve que explicar a uno como llegar al Camp Nou. Desde Gran Vía-Calabria. Yo, que soy de Alcorcón.
  4. @Evamiguelez No generalices por favor,di algunos taxistas de BCN “dan asco”(tus palabras no mías) pq desconocen situación calles principales
  5. @Evamiguelez Este es uno de los males del sector, la no adecuada profesionalidad de algunos repercute en una mala imagen general de todos.
  6. @Evamiguelez
    taxistas q no saben els carres de BCN ni utiliza la guia és culpa de l’IMT per no exigir els miníms conexaments d la ciuta
  7. @Evamiguelez @miguelamiguelez Vuelve a la tierruca, anda, que aquí no se pierden…tú padre te lo agradecerá ;-))
  8. @joan_seaview es necesario que l’imet se ponga las pilas ya.
  9. @Agvnexus5 En demasiadas ocasiones me encuentro con taxistas que no hacen bien su trabajo. L’imet se tiene que poner las pilas.

España roba a Catalunya

La Junta de Portavoces del Parlament de Catalunya se ha reunido hoy durante una hora para decidir si prohibía o no la utilización de la expresión ‘España roba a Catalunya’ en los plenos. Los partidos no han conseguido adoptar una posición común y  la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha defendido la libertad de expresión de los diputados, y ha recalcado que entre sus atribuciones está mantener el orden en los plenos, pero no determinar qué expresiones pueden utilizar los parlamentarios en el debate.

Con la que está cayendo es increíble que los políticos que nos representan pierdan energías y tiempo en discutir este tipo de cosas, que no llevan a ningún lado.

A %d blogueros les gusta esto: