Cap sa Sal, una costa privatizada

Gracias a un gin tonic de tarde el sábado tuve la oportunidad de cenar en uno de los apartamentos de Cap sa Sal en la costa de Begur. Salía de la playa de Sa Riera con unas amigas y nos sentamos en una terraza junto al mar antes de darnos la ducha de rigor. El destino nos topó con una vieja amiga que feliz por el casual encuentro nos invitó a cenar en su casa. “Venid que tenéis que conocer el apartamento de mis suegros”, nos dijo. “No os lo podéis perder que tiene unas vistas…”.

Vistas y mucho lujo, del de antes, tiene Cap sa Sal. Lo que fue en los años 50 un hotel de primera, donde dicen que se hospedó Ava Gadner o Rock Hudson y donde cada verano se construía una playa privada tirando camiones de arena desde lo alto del acantilado, es ahora un edificio de apartamentos que disfrutan de un enclave excepcional gracias a la privatización de una costa que debería ser de todos. Piscinas excavadas en la roca, tumbonas rozando el mar, embarcadero privado… interrumpen el ‘camí de ronda’ que tendría que unir Aiguafreda con Sa Riera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: