Los desmentidos se ponen de moda

Algo está pasando, y no es muy bueno, en los gabinetes de comunicación de ciertas Consellerias de la Generalitat y Ayuntamientos.

Desde hace unos meses, cada vez que un periodista saca un titular incómodo para los gobernantes se produce un desmentido, aunque la información sea correcta. Un mecanismo de presión que ejercen los directores de comunicación que parecía de otros tiempos, pero que desgraciadamente se está poniendo de moda. ¿Tan difícil es callar cuando te ganan la partida, cuando el periodista ha sabido buscarse la vida, cuando ha sido  excelente en su trabajo y airea informaciones rigurosas de servicio público e interés para la sociedad?

Ayer la Conselleria de Governació hizo un ridículo espantoso. La agencia EFE publicaba en exclusiva que al menos 1.000 empleados de empresas públicas de la Generalitat van a ser despedidos antes del verano. El teletipo citaba a fuentes de Governació y la información había sido contrastada con fuentes sindicales.

El teletipo de EFE fue lanzado a las nueve de la mañana. A las 20 horas, la Generalitat lanza en su web un desmentido. Lo transcribo:

“El Govern desmenteix que tingui previst ni hagi previst mai acomiadar 1.000 funcionaris del sector públic. Davant les informacions aparegudes avui en alguns  mitjans de comunicació,  el Govern desmenteix que tingui previst ni hagi previst acomiadar 1.000 funcionaris del sector públic.  El pla de simplificació i aprimament de les estructures de la Generalitat en cap cas passa per acomiadar els funcionaris”.

En ningún párrafo de la información de la agencia EFE se decía que iban a despedir a funcionarios, sino que los que se van a ir a la calle son interinos, contratados y eventuales. En ningún caso se despedirá a funcionarios, decía EFE. ¿Qué desmentía entonces la Generalitat? La nada.

Pero no es el primer caso. El conseller Mas-Collel le dijo a Europa Press en una entrevista que bajaría el IRPF a las rentas altas antes de acabar la legislatura. La polvareda levantada fue tal que el mismísimo Artur Mas tuvo que desmetir al conseller, en una afirmación que está en su programa electoral. De locos.

También ha habido polémica con los uniformes de la consellera Rigau, con los recortes sanitarios y con un plan anticontaminación de Inma Mayol. A primera hora la regidora barcelonesa anuncia que se prohibirá la circulación de los coches viejos por las calles de Barcelona y a última hora de la tarde, el regidor Narváez afirmó que en ningún caso el Ayuntamiento de Barcelona estaba estudiando esta medida.

Estos graves problemas de comunicación lo único que generan es desconfianza hacia los poderes públicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: