Ordenanzas de papel mojado

El pasado verano el distrito de Gràcia convocó a los medios de comunicación para presentar una nueva normativa que pretendía regular la venta de comida para llevar en los restaurantes del distrito. Habían detectado que muchos barceloneses compraban los alimentos y se sentaban en las plazas del barrio a horas intempestivas a degustar los platos. Locales de venta de ‘piadinas’, ‘woks’, ‘kebaks’, ‘crepes’, o pizzas en porciones se expandían a un ritmo imparable. Y las quejas vecinales comenzaban a incrementarse por el alboroto producido por los clientes.

Gràcia decide entonces limitar el horario de cierre de esos locales a las once de la noche. Cualquiera que pasee por el distrito en fin de semana sabe que se saltan la normativa a la torera.  Hasta el momento se han abierto cinco expedientes informativos, sin sanción alguna. ¿Para qué se ponen en marcha normativas que no se cumplen? ¿Para qué esos brindis al sol?

Share on Facebook

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: